Lo afirmó la presidenta del Automóvil Club Río Grande en el programa FUEGO MOTOR.

En marzo se cumplirán dos años que el paso fronterizo de San Sebastián está cerrado, fundamental para que se pueda correr el Gran Premio de la Hermandad. La situación epidemiológica hoy es muy compleja, pero se sabe que puede ir mejorando ostensiblemente con el correr de los días. Sin embargo, el panorama no es muy bueno para la concreción de la tradicional competencia en el 2022. A siete meses de la realización de la carrera, la presidenta del Automóvil Club Río Grande habló en FUEGO MOTOR y dijo: “Se puede hacer una carrera distinta, con muchas restricciones, pero pierde todo el espíritu que tiene el Gran Premio de la Hermandad, el movimiento económico que genera la carrera a Porvenir. Podes plantear un protocolo que no pasen más de un auxilio con dos personas solamente, Iván Cárdenas planteo de hacerla por Cordón Baquedano, hay que ver la logística si se la puede hacer o no, todavía no he hablado con él, ahora me estoy enterando que no sabe si seguirá como presidente de Adelfa”.

Mónica Cobián continuó diciendo: “Hoy la cuestión epidemiológica complica y los números asustan, el sistema sanitario nuevamente se aboca 100% a la pandemia, nosotros para el Gran Premio Centenario tuvimos que pagar el servicio de algunas ambulancias, al Moto Club le pasa lo mismo con la Vuelta a la Tierra del Fuego, es decir, por razones lógicas, ya no hay el apoyo que antes se tenía en este sentido, creo que a Adelfa le pasa lo mismo, los recursos están más limitados”.