El piloto riograndense se incorpora a la Clase 2 Inyección, con un auto que viene armando desde hace 2 años. José Saldivia se encarga de la preparación del Chevrolet Corsa.

 

 

Después de un paso de manera alternada en la Clase 2, Matías Santana encaró su propio proyecto y está casi listo para ser de la partida en el inicio de la temporada 2022 en la Clase 2 Inyección. Habló en el programa FUEGO MOTOR y dijo: “El auto es mío, es un Chevrolet Corsa para la Clase 2 Inyección que se lo compré a Audisio. Se ve que la categoría es re linda. El año pasado no corrí por el nivel que hay y si armaba algo más o menos no iba a estar a la altura de la categoría, entonces decidí no correr en todo el año 2021, juntar plata y comprar las cosas que realmente van, lo que uno escuchan que usan y encarar el 2022 desde el principio, a ver cómo nos va”.
Matías Santana dio más detalles del auto con el que va a encarar la Clase 2 Inyección: “Este auto lo compré en plena pandemia, ese año no se tocó para nada, el año pasado hice unas pruebas y se me rompe el auto, en realidad faltaban hacer unas cosas, se salió la polea de la leva. Decidimos desarmar para ver cómo estaba y había muchas cosas para hacer”.
“La preparación está a cargo de José Saldivia, había que comprar muchas cosas y yo estaba con otros temas, tenía mi negocio, después lo cerré, no tenía presupuesto para ir y correr, porque yo quiero estar adelante, en la conversación, entonces era mucho lo que tenía que invertir para tener un auto competitivo, había que hacerle muchas cosas, por eso decidí ir comprando de a poco. Estaba segurísimo que llegábamos tranquilo a la primera fecha, pero se empiezan a sumar algunos gastos y llegamos justos”.
“En un principio la idea es estar en todas las fechas, porque nunca pude correr una temporada completa, -siguió diciendo Santana-, cuando lo hacía con mi hermano tampoco pudimos. Acá voy a correr yo, seguramente para los 100 kilómetros se va a subir mi hermano”.
Respecto de quienes se encargan de la preparación, expresó: “Le tengo muchísima fe a José y Matías Saldivia, siempre me armaron ellos, hacen todo, siempre estuve re conforme con sus trabajos, con las ganas y seriedad que trabajan”.
“Si bien no corrí, seguí de cerca a la Clase 2 Inyección, me entusiasma mucho porque en algún momento veía que no llegaba con la plata, que me iba a costar mucho y pensé en vender el auto, así como estaba, estaba por nacer mi hijo, pero iba a las carreras y me daba una manija, así que empecé a juntar y seguí con el armado del auto. Lo que más me ayudó es que mi mujer me decía que me querían ver correr, ese apoyo fue fundamental para seguir adelante con el armado del auto. Mi papá también, cuando le dije que lo iba a vender, me dijo que espere, que aunque sea lo corra un año”, finalizó diciendo Matías Santana.