En tan sólo un año, mostró toda su calidad como piloto y hoy es considerado serio candidato para ganar el campeonato de la categoría D en el 2022.

Desde el karting hasta sus incursiones en el automovilismo nacional. Regresó a la provincia y siguió deleitando en autos de pista, hasta que a fines del 2020 decidió pasar al rally. Le bastaron unas pruebas libres para demostrar su calidad y hoy ser uno de los pilotos más rápidos de la especialidad de nuestra provincia.

Habló en el programa FUEGO MOTOR, sobre la actualidad que está viviendo: “Yo ya quiero que empiece todo, pruebas de pista, de rally, las carreras, me imagino que nos debe pasar a todos. Muy contento por como pudimos terminar el año, el auto quedó entero, igual estamos trabajando para ir mejorando algunas cositas”.

Lucas Garro hizo un balance sintético de lo que fue el 2021 deportivamente hablando: “Lógicamente que no esperaba lo que me pasó con la columna, pero está dentro de las posibilidades, de tener accidentes, abandonos, roturas, victorias parciales, pero nos tocó vivir absolutamente de todo. Lo de la columna fue lo más grave porque nos dejó afuera en una carrera, pudimos volver después de lo que pasamos, volver a compartir el auto con mi papá y ganando fue terminar el año con una alegría muy grande”.

A la hora de analizar un poco más minucioso el año pasado, el piloto ushuaiense dijo: “Era todo nuevo para mí, así que fuimos a las primeras pruebas libres para ver donde estábamos parado, a lo que más miedo le tenía era acostumbrarme a la hoja de ruta, siempre corrí sólo, algo así como iba haciendo lo que yo quería arriba del auto en pista y conociendo los circuitos donde corría. Por eso en las primeras carreras era la incertidumbre de saber dónde estaba parado. Ahora, después que fuimos a las primeras pruebas, a Campo Chico y a pesar de haberme ´pegado´ me daba cuenta que podíamos andar bien, empezamos a trabajar más fino en el auto, no me imaginaba pelear el campeonato, pero si quería tratar de salir a andar bien, en la primera carrera veníamos ganando hasta que mojamos el auto. Después de esa carrera me quedé ´cebado´, ahí sí quise ser protagonista en todo el campeonato porque sabía que lo podía hacer”.

¿Ford Ka o VW Gol Trend?: “Hasta el día de hoy me vienen diciendo que tendría que correr en un VW Gol. El Ford Ka lo elegí en su momento por el precio, el negocio se dio en plena cuarentena, apareció la oportunidad y lo hice, hoy estoy recontra contento y más que conforme con el auto. Nunca me doy por vencido, no creo que haya llegado al límite del auto, me pasa que vuelvo de cada carrera y siempre tengo cosas para mejorar, me parece que se puede seguir mejorando mi auto, no sé si en el motor, pero sí en detalles que hacen a poder mejorar el rendimiento del auto. Sé que tiene puntos flojos, pero también sé que tiene puntos a favor”.

Con respecto a su evolución como piloto de rally, el ushuaiense expresó: “A medida que fueron pasando las distintas fechas con mi papá nos fuimos puliendo en la hoja de ruta, anotando más detalles, siempre hicimos la hoja en base a lo que yo me había acostumbrado en el simulador, con un tipo de hoja nueva que escribíamos así que no era una que estaba pulida, por ahí en las primeras fechas pecaba de no anotar referencias que después me iban a servir. También mejoramos el ritmo, en las primeras fechas empezaba como se saliera a clasificar en pista, era un ritmo muy fuerte para un tramo largo, hoy es distinto, sabemos en donde apretar, en donde no arriesgar, porque en esta categoría no hay palos leves, se viene muy fuerte”.

Los primeros días de junio del año pasado, Lucas Garro sufrió un accidente que en principio hacía poco probable que vuelva a correr en lo que estaba del año, sin embargo, en octubre corrió el rally de El Calafate. Una recuperación más rápida de lo previsto: “Hasta el médico me dijo que tenía una recuperación muy rápida, hice mucho caso a todo lo que tenía que hacer, tenía muchas ganas de volver a correr. Los veía a todos corriendo y más ganas me daba, quedan algunas contracturas, pero por suerte la recuperación fue rápida, fue un accidente complicado, pudimos zafar”.

Lucas Garro hoy es referente del rally provincial, sobre este papel que le toca entre los pilotos de la provincia dijo: “Me da vergüenza que me digan así, una de las cosas que más me gusta del automovilismo es como se vive el fin de semana completo, de ir a compartir con amigos, si se rompe el auto nos tiramos a arreglarlo y listo, disfruto mucho como se vive este deporte, me pone contento estar con gente que comparte la misma pasión. Claro que pasa que me saluda gente que no conozco, no tengo problemas de darle una mano a quien sea. El cariño y la mano que te quiere dar todo el mundo reconforta y muchísimo”.

Pero como buen fueguino amante del deporte motor, Lucas Garro tiene una materia pendiente: “La Vuelta a la Tierra del Fuego la quiero correr, siempre quise correr en cuatri, desde chico, pero no se podía hacer las dos cosas. Ya me compré el cuatri y la primera pregunta que le hice al médico cuando me dejó pararme en terapia intensiva, fui caminando hasta la puerta y volví, me senté y le pregunté si podía correr en cuatri, mi mamá me miró con una cara, pero el médico me dijo que sí. Me gustaría el año que viene correr la Vuelta a la Tierra del Fuego, es algo como para con la Hermandad, son carreras históricas que todos queremos correr”.

“La Hermandad, aunque no la corrí nunca siempre será un objetivo, la quiero correr y la quiero ganar, sé que no es para nada fácil, que me va a costar mucho, pero es un gran objetivo”, finalizó diciendo uno de los pilotos más rápidos de rally que tiene Tierra del Fuego.