Fue anoche en la reunión informativa que realizó el Automóvil Club Río Grande de lo hablado con sus pares de ADELFA en la primera reunión que se realizó el fin de semana pasado.

 

No superó la veintena de pilotos con intenciones de correr la 47ma. edición del Gran Premio de la Hermandad los que estuvieron presentes en la reunión informativa que anoche realizó el Automóvil Club Río Grande. De todas maneras, estuvieron dos de los máximos referentes de esta competencia, como Daniel Preto y Luis Senkovic.
La presidenta del Automóvil Club Río Grande, Mónica Cobián, les informó por qué ADELFA determinó que se correrá por el sector de Cordón Baquedano, y si bien no hubo unanimidad, la gran mayoría de los presentes tomó esta determinación sin mayores inconvenientes, acotando que será muy importante la transitabilidad del mismo, pero sabiendo que es un camino que se utilizará de acá en más.
Quedó en claro que se aplicará el reglamento que estuvo vigente en el año 2019, por lo que varios autos que habitualmente participan en el campeonato de APITUR deberán hacer una modificación, ya que tienen en las ventanas delanteras, policarbonato anti explosivo.
Sin dudas que la mayor dificultad planteada por los pilotos argentinos estuvo planteada en el abaratamiento de costos, ante lo muy desfavorable que está el cambio, combustible, alojamiento, seguro Covid, hace muy costosa la permanencia en Chile, producto de lo desvalorizada que está la moneda argentina.
Con algunos temas para definir y que parte de ello será cuando se realice la reunión con las autoridades de frontera, el Automóvil Club Río Grande confirmó que mediados de junio se realizará una pre inscripción, donde los que concreten la misma deberán abonar el 50% de la inscripción.
Se informó que si no se llegase a concretar el Clasificatorio se largaría por ranking, donde si hubo una postura definida por parte de los pilotos, quienes sostuvieron que la realización del mismo hace muchísimo a la seguridad, solicitando que el mismo se realice.