El ACRG (Automóvil Club Río Grande) definió en las últimas horas, la contratación de 11 equipos de sistemas de seguimiento satelital SIRIUS, los que se utilizarán en la 47ma. edición del GPH, que se realizará los días 12, 13 y 14 de agosto.

Las características de este sistema que es utilizado en competencias de alta riesgo, es el seguimiento en tiempo real de los competidores, precisamente en carreras donde la seguridad encuentra en este tipo de servicio un elemento fundamental.

Este dispositivo se instala en la consola central de instrumentos del auto y debe estar al alcance de cualquiera de los dos miembros de la tripulación. Cuenta con un sistema de alerta automático y también con la posibilidad de enviar manualmente señales de alerta y comunicación bidireccional en caso de emergencia, entre el auto de competencia y la central de mando.

La señal disparada por el piloto o navegante, es recibida automáticamente en el centro de mandos dando un geo posicionamiento preciso para el desplazamiento de los servicios de emergencias.

La señal que envía el SIRIUS durante todo el recorrido, llegan a una pantalla que muestra el lugar por donde va el piloto.

Serán 5 autos argentinos y cinco chilenos los que llevarán este sistema de seguimiento satelital, con un costo de 120 dólares a cargo del competidor. Además, se colocará uno en el auto 0.

De ser positiva la experiencia, seguramente será incorporado en próximas ediciones, pero será un primer paso, porque a este sistema, hay que secundarlo con un eficiente servicio médico de ambulancias y probablemente servicio aéreo de evacuación, lo que necesitará de una gran gestión por parte de las organizaciones, debido a que los costos se incrementarán notablemente.